Durante el comienzo del proceso de digitalización de la empresa es vital conocer muchos de los términos utilizados para medir de manera precisa el éxito de las campañas realizadas. 

De entre los términos más utilizados o más buscados por emprendedores y jóvenes empresas encontramos el ROI. Saber que es el roi y cómo interpretarlo para conseguir beneficios en futuras acciones de marketing empresarial puede marcar un antes y un después en la evolución de cada negocio.

Qué es el ROI

El Return on Investment, traducido como retorno de la inversión, y conocido comúnmente por las siglas ROI, es un indicador utilizado para conocer las pérdidas o ganancias obtenidas por la empresa tras las acciones o inversiones realizadas. Es decir, conocer el valor total generado tras la realización de cualquier acción de marketing. Gracias al ROI la empresa podrá medir el rendimiento económico real de cada una de sus inversiones para así mejorar las próximas campañas de marketing a realizar.

De este modo, la agencia de marketing o el personal a cargo de las diferentes acciones y campañas a favor de la empresa tendrán en su poder el valor de la inversión a asumir a favor del crecimiento empresarial.

Conseguir los mejores resultados gracias al correcto uso del ROI puede significar un mejor uso de todas las herramientas de las que dispone el negocio y, de paso, conocer las posibles debilidades que deban atacarse con mayor urgencia.

Cómo calcular el ROI y cómo interpretarlo

Una vez visto que es el roi será mucho más sencillo aprender a calcularlo correctamente. Para ello es necesario realizar la siguiente fórmula:

ROI = Beneficio – Inversión total / Inversión total x 100

Una vez obtenido, es necesario tener en cuenta una serie de factores antes de interpretar los resultados:

  1. Se recomienda expresarlo siempre en porcentaje para facilitar que pueda interpretarse de manera mucho más intuitiva.
  2. Los resultados obtenidos son siempre netos, ya que estos pueden ser tanto negativos como positivos.
  3. Si lo que se busca es calcular el ROI con mayor precisión se deben agregar los rendimientos y costos totales.

Con esto en cuenta, es posible obtener dos tipos de resultados:

Porcentaje de ROI positivo: cuando el porcentaje es mayor a cero, se interpreta que los rendimientos totales superan los costos totales. Por lo tanto, se han generado ganancias.

Porcentaje de ROI negativo: cuando el porcentaje es menor a 0, se interpreta que los costos han sido superiores a los rendimientos totales, por lo que se han generado pérdidas.

Del mismo modo, el ROI también tiene sus propias limitaciones como, por ejemplo, que este no tiene en cuenta el factor tiempo o que tampoco refleja posibles beneficios no accesorios como en el caso del branding.

Se debe entender el ROI como una fuente de información que ayuda a la empresa a tomar las decisiones apropiadas a la hora de invertir en futuras campañas de marketing.

Cuál es el porcentaje de ROI ideal

Tomando así que es el ROI como un indicador porcentual y teniendo en cuenta otros factores como el riesgo y la duración de las acciones de marketing a realizar, obtendremos como resultado un porcentaje por encima o por debajo del 100%.

Por lo tanto, cuando la inversión es inferior al 100% se podrá obtener una estimación real del tiempo necesario para recuperar la inversión inicial. Es decir, cuándo la empresa comenzará a obtener beneficios de dichas acciones o inversiones.  

Un ejemplo: De obtener un ROI del 20% anual, la empresa sabrá que cada año se obtendrá ese porcentaje exacto de ganancias por lo que serán necesarios 5 años para recuperar al completo la inversión.

Sin embargo, si por el contrario la inversión es superior al 100% la empresa tendrá asegurada una inversión rentable desde el inicio por lo que cada año, en el caso de obtener un ROI del 120%, se obtendrá el mismo porcentaje de la inversión más un 20%.

Se estima que el porcentaje de ROI aceptable en una campaña de marketing debe oscilar entre el 400% y 600%. En caso de conseguir un valor por debajo de estas cifras la empresa deberá mejorar sus estrategias para ampliar las posibilidades de obtener beneficios para la empresa.

De este modo, aunque son pocas las empresas que consiguen alcanzar un ROI de 1000%, se debe siempre aspirar a conseguir el resultado más positivo posible.

(5, basado en 1 opiniones)

Entradas recomendadas